Marruecos. 2ª parte

El viaje desde Vigo hasta Algeciras se hizo largo (1.150 kms) pero sin nada relevante que contar. Dormimos en un buen hotel y por la mañana nos dimos un paseo en moto por la ciudad hasta la hora de embarcar.

Como siempre, si queréis ver las fotos en mayor tamaño, pinchad sobre ellas y se abrirá una nueva ventana.

Fernando y su Yamaha preparado para el embarque con un look muy africano.

Y mi moto y yo también dispuestos para partir. Casi 20 kgs llevaba en ese bolsón trasero. Una burrada.

Los estibadores atando las motos en el ferry bajo la atenta supervisión de Fernando.

En el ferry, con bastante calor y esperando que éste arranque. Al fondo se ve Inglaterra. Los billetes costaron 184 euros, los dos pasajeros y las dos motos, ida y vuelta. No me pareció caro.

Desembarcamos en Tanger-Med, un impresionante puerto moderno a 40 kms de la ciudad de Tánger. Estratégicamente situado en el punto más cercano a la península, se está convirtiendo en el principal puerto de carga y descarga de África. Hasta 3.500.000 de contenedores mueve al año, y se está ampliando para duplicar esa cifra.

La frontera hay que tomársela con calma, los policías te hacen sentir invisible pues hablan entre ellos y no te atienden. Y más vale que no los apures.

Por fin pasamos. Jaume ya la había cruzado y llevaba dos horas esperándonos. Nos presentamos (es amigo de Fernando de otros viajes a Marruecos pero yo no lo conocía) y arrancamos hacia Chefchaouen.

En nuestros estatutos privados, habíamos convenido que no conduciríamos de noche por Marruecos, ya que es muy peligroso. Pues bien, el primer día ya incumplimos esa norma. Se nos hizo de noche antes de llegar a Chefchaouen.

Llegamos a Chefchaouen y buscamos hotel. Para mí es uno de los pueblos más bonitos de Marruecos. La visitamos de noche y, a la mañana siguiente volvimos a dar otra vuelta por su pintoresca medina. Como nos costó aprender el nombre de Chefchaouen (que significa “ciudad con cuernos” por dos montañas que tiene justo detrás), optamos por llamarlo El Pueblo Pitufo.

Las tres motos ya juntas en el hotel. Mientras estuvimos en Chefchaouen no las movimos porque desplazarse en taxi es muy barato.

Aparte de ser un pueblo ya de por sí bonito, tiene curiosos trampantojos.

Curiosa y colorista mercería.

Jaume se sentía como en su casa.

Jaume y Fernando haciendo contraste con las paredes.

Estas fotos fueron tomadas a primera hora de la mañana, pues un poco más tarde estas tranquilas calles se convierten en un hervidero de gente.

Supongo que sobra la explicación de por qué le llamamos Pueblo Pitufo.

Hasta la carretilla es azul.

Y una bonita puerta que no sabemos qué encierra.

He de decir, que íbamos siguiendo unos retorcidos tracks que Fernando descargó de Internet y nos llevó por intrincados caminos lo cual nos permitió conocer paisajes y pueblos muy alejados de las rutas tradicionales. De Chefchaouen a Fez hay 200 kms por la carretera nacional, pero por las pistas que fuimos hicimos más de 400. 

.

Nos llamó la atención que las pistas van por lo alto de las montañas en vez de ir por los valles, que sería lo lógico.

Fez es tan exótico como caótico. El tráfico es infernal por lo que rápidamente buscamos un hotel. Las motos quedaron en la calle y un muchacho se ofreció a vigilarlas toda la noche por 5 euros. La cuarta moto es de un “okupa” que se unió a nuestro parking privado.

Nos acostamos pronto, pero también madrugamos. Salimos de Fez con el alba y nos dirigimos hacia Sefrou.

Muy buena carretera y enseguida llegamos a Sefrou. En este breve tramo encontré en la cuneta la mayor cantidad de bolsas plásticas que he visto en mi vida. En cuestión de limpieza y ecologismo van muy atrasados.

La tranquilidad duró poco y pronto empezamos a buscar problemas.

.

.

Los cauces secos de los ríos son una acumulación de piedras… y problemas.

Este sí que es un camino empedrado y no los que hacían los romanos.

Lo que parecía un simple riachuelo resultó ser un profundo cauce de aguas fecales. Menos mal que había quitado la cúpula porque si no la hubiera roto ya que quedé colgado sobre el manillar.

Hicimos tanto esfuerzo para sacar la moto, que al final su propio peso nos venció.

Se estaba complicando la ruta y la noche ya amenazaba. Decidimos montar el campamento. No son las haimas de Gadaffi pero nos sirvieron de buen refugio. Estábamos a 2.000 m de altitud y la temperatura bajó bruscamente de los 30 a los 5 grados.

Como un flemático explorador británico del siglo XIX, yo no renuncié a mis comodidades y me traje un taburete.

A la mañana siguiente reanudamos el camino. De desayuno nos tocó este empedrado camino. Varias horas nos llevó salir de aquí.

Una vez superado ese mal tramo, el resto de la mañana nos regaló bonitos paisajes.

.

.

.

Por la tarde ya volvimos a complicarnos la vida por arenosos y polvorientos caminos. Dura poco la felicidad en casa del pobre.

Ya anocheciendo, pasamos por la garganta de Amellagou, cerca de Goulmima. No es tan conocida como las famosas gargantas del Todra o el Dades, sin embargo, me pareció (y todos coincidimos) en que es más bonita y espectacular. Llevábamos prisa para llegar a un pueblo y hacer noche, por lo que no pude hacer fotos, pero se puede apreciar en el vídeo que viene a continuación. Todavía llegamos con luz solar a Goulmima, pero no encontramos hotel, sólo niños y niños y más niños. Decidimos aprovechar esa poca luz para llegar a Merzouga, pero la noche cae de golpe. Fueron 130 kms entre bicicletas sin luces, burritos, ovejas, gente, carros, camioneros locos… Una vez más volvimos a incumplir la norma de no conducir de noche. Yo llegué a Merzouga agotado por la tensión nerviosa. Menos mal que el hotel es bueno, barato, se cena bien y tiene piscina y wifi.

Va un vídeo:

 

Volver a: INICIO o RUTAS

 

Anuncios

13 pensamientos en “Marruecos. 2ª parte

  1. parece que habeis llegado al cielo
    bonitas imagenes y callejones de azulete
    tambien los marrones del terreno contrastan
    fotos fantasticas q describen el viaje
    disfrutar como vuestros lectores

  2. Yo lo realice hace nueve meses, por asfalto , lo vuestro tiene muchisimo merito, no dudes ni un momento que este sera un viaje inolvidable . Disfruta de cada minuto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s